Lo urgente y lo importante.

Destacado

Durante años una de las principales frases que se me ha quedado grabada, debido a quienes me la han dicho o a quienes se las he dicho es: «Hay que enfocarse en lo importante, no en lo urgente».

Llevo 4 meses intentando poner atención en lo importante y termino en lo urgente ¿Razones? Varias y ninguna a la vez.

Lo que realmente ha producido es una gran reflexión acerca de con quién pierdo mi tiempo y con quién lo invierto.

Siempre hago mención de priorizar, cuando se trata de trabajo, sin embargo entiendo que debo hacerlo en todo.

Y no falta quien hace los siguientes comentarios:

1. ¿Y los factores externos?

2. ¿Y si no depende de mí?

La verdad está justo ahí, en cuanto estás dispuesto a ser honesto contigo mismo y dar el valor a cada evento que deba ser considerado como prioritario o no.

En mi caso, mis prioridades se basan en mantener a las personas del rededor contentas y atendidas, por supuesto que la familia es el lugar 1. Al menos es lo que siempre comento, sin embargo revisando mis acciones de los últimos 4 meses, estoy haciendo las cosas al revés.

Pongo en riesgo mi estabilidad, por una oportunidad, reto o «proyecto» que no está redituando ni un solo centavo, ni en la economía monetaria, ni en la laboral, ni en la emocional, lo que lleva a tomar decisiones, seguro que no les gustarán a algunos y otros harán todo un espectáculo y dirán cosas demás, pero esas personas ¿Pertenecen a lo importante o a lo urgente? ¿Son prioridad? ¿Harán por mi? He ahí y justo ahí donde lo que realmente vale prevalece.

Ahora es cuando más debo aplicar la priorización y ¿Qué hago? ¿Me sigo aferrando y enganchando a lo puro pendejo? ¿Cuándo dejé de priorizar? ¿Entonces que es importante? ¿Pues no que lo urgente no? Esas fueron mis preguntas de hoy por la mañana y las respuestas estuvieron mejor… «Te estás haciendo pendejo con algo que no es prioridad, solo por la urgencia del varo» «A ver cabrón. ¿Ese pinche proyecto sigue siendo puras promesas o la atención a tu familia?» «No que muy buena oportunidad, según quien te invitó, puras pendejadas.»

Justo ahí es cuando aplica ponerme las pilas para recordar cómo es priorizar. Hoy será un día increíble. Veremos si la frase que me dijo no le es contraproducente «Del cuero salen las correas» Jaja Este cuero les quedó grande.

Eso es todo amigos.

MJEL

Frases que dejan huella.

Después de muchos años de observar y experimentar diversas formas de «positivismo», en estos tiempos donde contar historias y el acceso al conocimiento están a la orden del día, siempre hay frases que dejan más huella que otras.

En esta ocasión la frase que hizo su labor es la siguiente:

«Ser positivo no significa que siempre debes estar eufórico de alegría, significa estar consciente de ti y tu entorno y con ello hacer una mejor versión de ti»

Hasta el momento no he encontrado la fuente, quien publicó la imagen que la contenía no hace mención a quien la haya dicho y tampoco los buscadores la corresponden a alguien en especial.

Sin embargo me ha parecido una extraordinaria frase, llena de sabiduría y verdad (Desde mi perspectiva), pues explica por mucho que no siempre estoy con una sonrisa, con el ánimo eufórico o dando fortaleza a otros, pero eso no indica que no piense en positivo.

Mientras que existen personas que parece que no se bajan del efecto «Redbull» en completa euforia y queriendo vender la imagen que eso significa ser positivo. Pueden llamarme negativo o crítico por pensar diferente, sin embargo en últimas fechas he escuchado a más personas pensar que esas expresiones están vacías o se basan en una imagen que ha dado muy buenos resultados comerciales y que deriva en cada vez más necesidades idealizadas, produciendo mayores niveles de frustración y entonces el ciclo de hace rentable, pero vicioso.

Por eso es que esa frase me enganchó, porque expresa mi pensar acerca de esta época en la que el éxito, la felicidad, «lo bueno» se basa en «mantenerse positivo y atraerlo con peticiones al universo».

Estar consciente, tomar decisiones, gestionar tus emociones y pensamientos, analizar tu entorno creo que da mejores resultados, pero principalmente más objetivos, insisto que es una perspectiva personal.

Estoy seguro qué hay quienes les es muy útil este tipo de positivismo y está bien, pero seguro es mucho más útil para aquellos que venden las entradas a los miles de eventos y las redes que se construyen al rededor de esta industria.

Deseo que las frases que dejen huella sean las cargadas de verdad y sabiduría y menos las que llenen de ilusiones y expectativas.

Tengan felices fiestas.

Y en esta temporada cuiden su bolsillo, controlen su alimentación y mantengan cerca a los que aman, lo más que puedan.

Gracias por leer y compartir.

Sinceramente,

MJEL

Días de cambio y el año que viene.

Siempre la temporada decembrina trae consigo una gran cantidad de cambios en muchos ámbitos de la vida.
Uno de ellos es el laboral o profesional, como deseen llamarlo, es tiempo de tomar decisiones para el año que inicia, basados en la planeación que se haya construido durante octubre y se haya revisado y autorizado en noviembre. En diciembre nos enfocamos en el cierre del año y saber con certeza cuál fue el alcance de los objetivos trazados durante el año anterior.
Comienzan las revisiones del año y habemos quienes enfocamos nuestra atención en lo realmente logrado y en las oportunidades que esto imprime en lo profesional y personal, buscamos alternativas para mejorar aquello que haya sido satisfactorio e identificamos aquello que no funcionó del todo, con una visión de oportunidad de aprendizaje (Siempre que digo esto último recuerdo a mi último jefe y mentor) que nos permita saber:

  1. ¿Qué pasó en realidad?
  2. ¿Qué funcionó?
  3. ¿Qué no funcionó?
  4. ¿Qué sigue?

Muchas de las ocasiones escucho decir a mis colaboradores o personas quienes están cercanas a nuestro equipo, que cuál es la razón para realizar esta reflexión, no soy precisamente una persona muy empática cuando lo hacen, debo ser honesto, sin embargo fui enseñado en la antigua escuela del trabajo, en que el acceso a la información era a través de personas o de experiencias, no como ahora que la información (Y la desinformación también) están al alcance de todos aquellos quienes tengan acceso a un dispositivo con internet; Esa escuela antigua del trabajo, me ha hecho «un mucho» al estilo de «¿En serio no lo entiendes? ¿Cómo te explico? A ver… ¿Qué no entiendes?» Y eso en estas fechas está casi prohibido, para evitar efectos psicosociales en las personas, en fin… La idea es que busco que el aprendizaje sea significativo y busco que la reflexión les permita que iniciemos el año con una visión compartida de lo que sí podemos y de lo no podemos hacer, ofrecer o atender.
La intención principal es la de producir los cambios que requerimos como equipo, dentro de la organización, y hacerlos extensivos a nuestras partes interesadas, sobretodo ahora que tenemos un alcance mayor por las divisiones que nacieron durante el 2019.

Al mismo tiempo que el gobierno hacia los ajustes (Solo digo lo leído y escuchado), decidí hacer de este año uno de aprendizaje, para que el inicio del siguiente no sea tan atropellado e iniciar adaptándonos y utilizando los recursos con los que contamos, sin mayores expectativas.
2020 traerá consigo retos mayores, no solo por el entorno en que nos encontramos en lo local y lo nacional, sino también por el enfoque que las empresas están (¡POR FIN!) dirigiendo hacia la responsabilidad social, ambiental y de prestación de servicios para generaciones más exigentes, no precisamente más colaboradoras, empíricas o resilientes.

Hay quienes se enfocan más en la economía y su impacto en la organización, otros en los procesos y así cada empresa según sus necesidades, pero lo que es real es la necesidad de continuar en movimiento.

De modo que, si estoy apoyando al equipo y a otras empresas, debo mantener esa vision compartida y buscar métodos de colaboración que formulen un cambio (o muchos) evitando solo anunciar que «se harán», sino implementándolos, difundiendo su beneficio y evaluando el impacto, aunque eso sea la parte más complicada de la ecuación, ya que como empresario mexicano soy «inmediatista» y dirijo las actividades hacia el corto plazo, y me cuesta visualizar beneficios e impactos futuros o simplemente no los tomo en cuenta, al final «llevo años haciéndolo así», seguro seguirá igual.

Justo por eso intento y reintento hacer que la perspectiva de cambio, colaboración y oportunidades sea un común en los equipos de trabajo con quienes colaboro, a pesar de, e incluso en contra del Status quo, o como decía mi Abuela: » Eres puerco y trompudo», por que las cosas se pueden crear, hacer y mejorar desde aquí, desde donde más se necesita.

Veamos qué trae consigo el 2020, estoy seguro que muchas cosas que resolver, obstáculos que sobrepasar, dificultades que solventar, pero finalmente mucho aprendizaje.

Como siempre digo: Estoy para adquirir experiencias, aprendizaje y trascender.

La constante es el movimiento.

Gracias por leer y compartir.

MJEL (CJ)

6 meses y 1 competencia.

El sábado pasado tuve la oportunidad de participar en mi primera competencia de Crossfit. No imaginé que después de 6 meses de reiniciar mi entrenamiento en el deporte me aventaría a competir.

La verdad fue una representación de desastre por mi parte, la única razón por la que no llevé al último lugar a mi compañero de equipo fue que 2 equipos desertaron, pero de los participantes fui el último lugar.

Me falló todo… la concentración, la coordinación, la escucha, en fin me encargué de dar el peor lugar. Pero que gran oportunidad de aprendizaje.

Haciendo un recuento de los daños, creo que el primero fue en la reputación de mi Coach 100f, lo siguiente fue que me acabé el aire más de una ocasión y justo cuando eso ocurría no podía concentrarme más y dejaba de escuchar a mi alrededor e intentaba retomar la cuenta que el juez debía de llevar por mi, al menos eso me fue explicado antes de iniciar la competencia, porque no tenía experiencia de alguna previa.

Otro de mis errores fue la coordinación en otro de los heats, juro que jamás había tenido problemas de lateralidad ¡Hasta ahora! Y por más que mi compañero me pegaba de gritos para recuperar el compás del ejercicio, yo solo pensaba en que la pinche Kettlebell se me resbalaba, que el juez me marcaba los «no reps» porque no marcaba el paso en el desplante como debía, en fin, un desastre para el desempeño de mi compañero que estaba haciendo lo propio, para el Coach que se hacía cachos en la valla, el resto de los compañeros del Garage que me gritaban… les aseguro que los escuchaba como a la maestra de Snoopy. Para mi buena suerte era el último heat del evento, de modo que TODO mundo estaba viendo. Vaya, sino la cago en grande no vale.

Si no fuese suficiente en los Burpees Box Jump Over, que además hice en Step, (Caminando sobre el cajón, para quien no tiene idea de qué hablo) me recargué una cantidad de veces que perdí la cuenta, solo escuchaba al juez Quijadón «Ño Rec» Sin saber porque PTM lo estaba haciendo mal y sin poder preguntar o decir ni madre me desesperaba más. Para agregarle sabor a la situación, todo lo anterior descrito fue siempre en el último sitio de cada heat, honestamente no recuerdo si en algún momento alguien terminó después de nosotros.

Me encabroné por acabarme el aire, porque hice quedar mal al equipo, porque cada que terminaba me quedé con la sensación de haber podido dar más, pero sobretodo porque no escuché lo suficiente los gritos y me ganó la vocecita en mi cabeza.

Sin embargo no todo fue malo, aprendí mucho y hubo cosas que fueron buenas, por ejemplo los tiempos en que terminamos los heats, fueron buenísimos, aún cuando haya sido escalado el peso y los ejercicios para mi no la creía lo cronometrado:

Algo más fue el hecho que pude subir la cuerda, 2 semanas haciéndome cachos por subir la cuerda y aunque sea de «changuito» como dijo Christian, pero logré avanzar en eso, hice 4 wods en un solo día, cuando normalmente hago 1 por día, puse a prueba mi resistencia y mi estado de salud a pleno sol y con humedad a 85%, algo que no hacía al menos hace 10 años, pero sobretodo me atreví a meterme a competir a 6 meses de haber regresado a hacer ejercicio, 1 mes antes bufaba hasta para ponerme los zapatos, he bajado talla y media gracias a esto y el sábado era la oportunidad de demostrar que si ha hecho la diferencia.

Último lugar de mayor aprendizaje, último lugar que me enseña a valorar lo que tengo hoy y es mucho, último lugar que espero no sienta tan gacho mi compañero y mi Coach, último lugar que prometo que el próximo año no existirá en nuestro equipo y que, quien me conoce, sabe que soy más trompudo que puerco y me voy a trabar para mejores resultados en adelante.

Gracias a todos quienes me apoyaron, desde el momento que decidí participar y pusieron cara de «What?» Pero que no me dijeron que no podría hacerlo, hasta los que me pegaron de gritos en las vallas, propios y extraños.

Gracias por leerme y compartir.

¡Abrazo!

Defender una idea.

¿A qué estoy dispuesto por defender una idea?

Fue la  pregunta que recibí de Alma, quien se ha convertido en parte medular de la empresa, hace algún tiempo ya, y hoy tuve la oportunidad de experimentarlo.

Definitivamente lo primero que analicé fue si la idea tiene sustento, si existe una razón válida para defenderla, y sobretodo que esta misma se identifique con los valores y con la filosofía personal.

En ocasiones me sucede que no me detengo a reflexionar sobre la manera en que defiendo mis ideas, las filtro poco y eso ha tenido diversos resultados. Hay quienes consideran que «Es un error» porque «No debo simplemente expresar mis ideas sin pensar en lo que vaya afectar a los demás», sin embargo eso justo ha sido lo que en el pasado permití y tampoco trajo buenos resultados, es decir, antes pensaba en defender la idea y ponía toda clase de escenarios que podrían ocurrir si defendía la idea, como resultado del exceso de análisis terminaba por no expresar la idea.

Por otro lado hay quienes reiteran que «Es lo mejor que puedes hacer» defender la idea «No importa que ocurra, al final del día es tu idea», olvidando por completo lo que piensen u opinen los demás, sin consideraciones.

La verdad es que siempre defiendo mis ideas, a veces de manera frontal, otras de manera persuasiva, pero lo que me cuesta mucho trabajo en mantenerme callado ante la posibilidad de dar validez a una idea.

Lo que me lleva a responder la pregunta: Estoy dispuesto a todo lo posible, legal, honesto y franco que haya que hacer para defender una idea, siempre que la considere válida. 

Solo que ahora procuro ser más «políticamente correcto» sin ser «exceso complaciente». 

Defender una idea ha sido parte de mi existencia desde que tengo uso de razón y sin lugar a dudas es una de las cartas de presentación que más identifica, sobretodo cuando la convierto en acción.

Mucho que aprender.

Muchas gracias Alma, es mucho mejor tener colaboradores que te reten a mercenarios que solo vengan por el billete, no aporten nada y además roben espacio, tiempo, energía y conocimiento.

MJEL

0d7926de-47f9-48ce-964f-b3c10d8387c6

Para Tita.

Han pasado 10 años y casi 5 meses desde aquel «Te quiero» del mensaje de texto.

10 años de muchas experiencias juntos, de mucho que aprender en el camino, sin embargo 10 años que han cambiado mi vida.

Siempre te he dicho que llegaste a cambiar mi vida, pero no sólo hiciste eso, la salvaste… la salvaste de convertirme en una peor versión de mí en muchos sentidos.

Lograste regresarme al camino de hacer las cosas como me gusta, por mi cuenta, con mis reglas, respetando las de los demás, pero principalmente me diste el valor y la fortaleza para seguir adelante con mi vida a pesar de todo lo que se venía encima.

Pero no es de mi de quién deseo escribir, sino de ti, Tita, amor de mi vida.

Mujer entera, plena, siempre entregada a cada tarea que inicia, en ocasiones infame consigo misma en el logro de objetivos, pero siempre justa cuando se trata de colocar las cosas en su lugar. Firme y determinada, con una visión un tanto conservadora y manteniendo el orden habitual, sin locuras, cambios y situaciones que le saquen de balance. (Aunque debo aceptar que en ocasiones quisiera que perdiera el control un poco)

El ave fénix de la casa, sobreviviente de muchas batallas, que ha renacido de entre las cenizas para dar fortaleza a los del rededor, incluso en ocasiones por encima de si misma, una testaruda incansable que siempre está buscando que hacer porque es su esencia, nació y ha crecido en una familia forjada por el trabajo, la consistencia y una inteligencia por encima del promedio de su entorno, de hecho todos sus hermanos son así, pero ella siempre sobresale, no solo por sus capacidades, sino por su fortaleza y su perseverancia.

A ella parece no gustarle hablar de ello, pero para mí, que me cuente su infancia y lo mucho que la disfrutó, son historias que me habría encantado vivir (Ya habrá tiempo de contar un poco de la mía), una infancia llena de actividades que le enseñaban la cultura del trabajo y le forjaron para convertirse en una mujer firme y extraordinaria, pero que también cimentaron las bases para la madre quien es hoy.

Tampoco desea hablar del pasado y de lo mucho que ha tenido que pasar para poder convertirse en la mujer fuerte quien nos soporta y nos enseña cómo seguir adelante a pesar de todo, mujer resiliente, que ha aprendido de lecciones buenas y malas, tersas y ásperas, sencillas y complicadas, alegres y dolorosas, que siempre agradece, pues ella misma dice que «De no haber sido por eso no estaría aquí», 10 años después de aquel «Te quiero», 10 años después de aquellas comidas de prisa y de su enseñanza en el trabajo, 10 años que parecen un suspiro.

10 años en los que se ha desarrollado como profesional independiente, dueña de empresa, colaboradora, maestra, estudiante, emprendedora, capacitadora, esposa, amiga, hermana y madre, el rol que le ha cambiado la vida, como ella misma lo expresa, que le agota, que le impacienta, que la pone al límite, sin embargo es justo el rol que más he aprendido a disfrutar y que ha hecho que mi amor por ella sea cada vez mayor.

Una madre maestra, entregada, compañera, firme, con una tarea sumamente compleja teniendo que mantenerse serena ante un par de hijos que la hacen cachos, si, lo sé dije 2, estoy incluido ahí ¡coño! Ya sé… Y como si no fuera suficiente, igual de enfadosos, exigentes, perfeccionistas, criticones, dramáticos y necesitados de su atención. Seguro que a veces tiene ganas de ahorcarnos, otras solamente de salirse a la calle y dejarnos en plena discusión o pelea … Si ya sé, el de 4 años contra el de 42 años, que parece más chamaco que el pequeño.

Pero ¿Quién le manda ser tan buena madre?… digo… no es que sea la primera que cuando se embaraza no pierde un marido, gana 2 hijos, pero es verdad, no habría apostado por eso, pero ahora que lo vivo ¡Es cierto! Y créeme que es algo completamente espontáneo Jajaja

Es una madre extraordinaria, imagina sino, que Pequeño ya sabe leer, escribir, los números, prácticamente hasta el 1,000, los identifica sin orden lógico, simplemente mostrándole el número; algunas sumas y todo el tiempo Mami está ahí, le ha enseñado a colaborar con barrer la casa, lavar sus trastes, lavar su playera del uniforme, levantar sus juguetes, poner en orden su mochila y colocar la ropa sucia en su lugar y lo mejor de todo es que Pequeño lo hace ¿Por qué? Muy simple, su Mami está siempre ahí para él, lo apoya, lo enseña, lo guía, le muestra, lo hace con él, lo ayuda a tratar su frustración cuando no lo hace «bien», le muestra diversas formas de cómo hacerlo y ante todo ella se mantiene, en el 80% de las veces, constante y tranquila, pero como ya he explique antes, tiene una tarea titánica con un Pequeño sumamente impaciente, perfeccionista y testarudo, hasta tozudo diría, que no lo hurta, tiene de dónde sacarlo por ambas ascendencias.

Pero ella siempre está ahí, firme, fuerte, atenta. En ocasiones hasta la madre de cansada, sin tolerancia, sin más que querer terminar el día y poder descansar un poco, jamás quejándose y lo que es más denso aún, siempre buscando qué hacer, por esa naturaleza suya de no poder estar sin hacer nada. Cuando menos trabajo le damos, se inventa alguna actividad que la mantenga ocupada. Con lo buena que es para hacer, se busca cosas en internet y comienza a buscar materiales, menjurjes y demás para «Hacerle un arreglito a las tías, o a Mamá» la cosa es estar haciendo algo, lo que sea, pero que la mantenga ocupada… AHHHH y eso sí, si va a ver televisión que sean series o películas con temas complicados o de mafia jajaja

O sea no hay manera que en su tiempo de relax, por así decirlo, sean cosas tranquilas y en paz… ¡No! Balazos y Madrazos ¿Cómo no? Si no que chiste, y hablando de eso, si no son series y películas así, son videos de Stand up… ¡DE LOS QUE NO SE RÍE! Hasta que termina y te los cuenta 🤷🏻‍♂️ ¡Oh sea!

Bueno, ella es el Amor de mi Vida, quien me rescató de la obscuridad, el trato de la chingada y me dio nueva vida para seguir adelante, para estar de nuevo en el camino, para ser yo otra vez.

Millones de gracias siempre, MMG ¡EEADMV! ¡TAMM!

Firmeza, no dureza.

Sin duda una de las frases que más utilizo con las personas es: «Firmeza, no dureza», ya sea para guiar a alguno de mis compañeros de trabajo y evitar que se tenga una diferencia con un cliente o para que alguien cercano evite verse inmerso en una discusión sin sentido y sea firme ante la situación, pero jamás duro o inflexible.

Sin embargo, decía mi Abuela «Los mejores consejos, son los que uno jamás sigue».

Después de haber pasado por una situación sumamente desagradable y de permitir que traicionaran mi confianza (si, dice claramente permitir), he tenido diversas reacciones de dureza para quienes han intentado acercarse a apoyarme y recobrar la confianza.

Me convertí en el peor ejemplo de la frase que utilizo, me endurecí, deje de ser firme y comencé a mostrar la peor de mis actitudes, prefería mostrarme inflexible, áspero, reacio y en ocasiones infame. ¿Por qué? La razón es muy simple, el responsable soy yo; aunque es sumamente complicado de identificar cuando te deja ciego el enfado, el dolor y la creencia de haber sido traicionado por personas a quienes entregas tu confianza de manera plena, a quienes les das todo y terminan dándote justo en la punta del mentón con el mejor de sus «uppers», esos que nunca ves llegar, esos que te noquean, pero que te ubican y te regresan a la realidad, te quitan lo «enfatuado».

Pero sin duda es la única manera en la te quita la ceguera y te empuja a tomar decisiones, firmes, complejas y, en más de las ocasiones, dolorosas.

Seguro que extraño el pensarme seguro y respaldado, seguro que extraño que a todo me dijera que sí, seguro que extraño los pocos o muchos momentos que compartimos, las salidas de la rutina y aún cuando simplemente cumplíamos obligaciones mutuas. Extraño las risas, extraño hacer cosas juntos, extraño que coincidiéramos en crear, extraño su compañía.

Sin embargo he entendido, muy a regañadientes, que ha sido lo mejor.

Cada quien es responsable de sus decisiones y hoy, a pesar de lo vivido durante este año y medio, sé que prefiero mil veces la firmeza que la dureza.

Hoy estoy «Bloqueado» como suelen decir ahora, sin duda es el resultado de haber decidido no ser más el que permita que digan que hacer o no hacer, se acabó el que cancelaba los viajes, las reuniones o las salidas porque no estaría con nosotros, pero sobretodo, no más manipular las situaciones buscando hacer responsables a terceros.

Llega un momento en que simplemente debo hacerme responsable por lo que pienso, digo y hago, y sostener con firmeza que ha sido mi decisión.

Por eso hoy hasta siempre. Por eso hoy hasta que tus decisiones se crucen con las mías de nuevo, por eso hoy dejé de permitir que me afecte.

Deseo que la vida sea exactamente como la deseaste y te dé las satisfacciones que necesitas.

Pronto, muy pronto esa misma vida te dará enseñanzas que serán para toda el resto de la misma, atesóralas, disfrútalas y apréndelas.

Hasta siempre, te amo Bolita.

El aprendizaje del 2018

Durante el 2018 he ido aprendiendo diferentes cosas, desde lo personal a lo laboral, sin duda un año lleno de experiencias enriquecedoras y de las cuales han venido cambios, crecimiento y desarrollo. 💡📊📈

Diversos intentos por entender, aprender y crecer con las personas de mi entorno, fueron gran parte del aprendizaje. 👍🏼📘📝

Entendí, con un precio alto, que tener preferencia sobre personas y actividades específicas, me hicieron permanecer en un estatus de comodidad y de estancamiento en lo personal y en el desarrollo de mi crecimiento profesional. 🤕

Distraje mi atención de lo importante, me enfoque en lo urgente, equivoqué de nuevo el camino por lo que mi mentor suele llamar «estar enfatuado». 🤪

Sin embargo, de no haber estado en ese estatus no habría encontrado las oportunidades que ahora se presentan.

Personalmente comienzo a poner en orden situaciones que había dejado en espera, postergando, pero hoy comencé a resolver. Atender porque es lo que pondrá en su sitio lo que hace falta, a pesar de lo que implique, como dice mi Compadre: «¿Para qué te preocupas? Es más simple que eso». 🙄

Mi esposa ha sido un pilar importante para lograr dónde estamos en lo profesional, mantiene el control, no es una de mis habilidades. De lo contrario, quien sabe cómo y dónde estaría. 🤷🏻‍♂️

¿Qué decir del aprendizaje recibido por Maxi? Todo en él es un aprendizaje diario… Su actitud, su actividad, su rapidez, su perseverancia, su ímpetu, etc.

Mis compañeros de aventura que han trabajado con nosotros han sido respaldo y fortaleza en momentos complicados y están los adecuados, en el sitio adecuado y dando el resultado esperado, la mayor parte del tiempo. 😜🆙

La invitación de amigos y profesionales en el medio que me desempeño a realizar aportaciones y actividades de desarrollo para la ciudad también han sido una gran experiencia.

Lo cierto es que agradezco cada instante, cada momento, cada situación, cada aprendizaje, cada aventura, cada visita.

Todo ello ha llenado mi año de buenas nuevas, lo que brinda grandes oportunidades para el año que está por comenzar.

Mientras tanto a seguir dando lo mejor, para ser mejor.

#CDHE #FByV #IMMPC #GPI #PRIMUS

MJEL

Experiencia y anticipación.

Sin duda el adquirir experiencias y aprendizaje es uno de los mayores beneficios que puedo tener en mi desarrollo profesional.

En uno de mis primeros trabajos tuve la fortuna que un muy buen líder me enseñara cómo anticiparme, adicional a que mi Abuela siempre decía: “Anticipación, madre de la preparación y esta es la madre del éxito” por lo que es común que piensen que lo que digo suene o parezca una locura. Aquel mentor me escuchó y logré desarrollar un proyecto para él que produjo innovación y recuperación en su negocio después de una crisis económica fuerte; y así ha sido desde entonces y la fecha.

Algo que he aprendido en este andar es el poder adelantarme a algunos eventos, como ejemplo, casi 8 años atrás le dije a un gremio del Comercio Exterior que los certificados trabajarían con certificados, y ocurrió, hoy es una realidad, pero lo creyeron hasta que la autoridad les comenzó a cerrar opciones para la prestación de sus servicios y comenzó a cerrar el círculo, de modo que hoy como buen Mexicano, busco los medios para acreditar sin cumplir o “hacer como que cumplo”, llevando proyectos a medias o queriendo “construir” evidencias, sin entender aún que se trata de una ventaja competitiva hacia el extranjero y de un medio para no sólo sobrevivir, sino sobresalir, brindando presencia internacional, sin embargo seguir haciendo las cosas “como siempre” “resulta mejor”.

Otro ejemplo me tocó en el ámbito público, casi 2 años participando en foros y consejos ciudadanos y haciendo hincapié en que la planeación no solo debe ser urbana, sino estratégica e integral y el resultado… cambios de las leyes de planeación en los 3 niveles de Gobierno. Hoy deben medir cada indicador de desempeño y mostrar evidencias para que los presupuestos lleguen más rápido, incluso más que con el apoyo del “Padrino” en el Congreso y, lo que es mejor, con acceso a fondos internacionales, que si hay, solo que se los dan a los que cumplen.

Hace un año nuevamente me tocó la oportunidad de comentar con colegas acerca de la necesidad que sus empresas trabajen bajo un esquema de Mejores Prácticas Corporativas, hoy de nuevo se trata de un beneficio y ventaja competitiva, así como ser el mejor elemento para la delegación efectiva a la siguiente generación, trabajando con orden, disciplina y limpieza, con enfoque a políticas de continuidad de negocio y anticorrupción y para lo que viene de desarrollo en la región, dará oportunidades a quienes alineen sus esfuerzos con dicho enfoque.

Que así sea.

#MJEL #CDHE #Visión #Innovación #Anticipación

La vida y sus experiencias.

Sin duda la vida es un cúmulo de experiencias.

Desde años atrás, y gracias al aprendizaje recibido de Don Adalberto y acompañado de las enseñanzas de Tata (Mi Abuela), he aceptado todas las experiencias y procuro aprender de todas ellas.

Los últimos meses me han regalado gran cantidad de experiencias, calificarlas de buenas o malas ha sido complejo, siendo honesto, sin embargo todas ellas me han hecho crecer como ser humano, nuevamente. Escribirlas seguro me dará nuevas perspectivas.

Tiene algunos meses que decidí poner un alto a una situación que solo me estresaba y decidí liberar la carga emocional que imprimía para la familia en general, la experiencia no ha sido grata, sin embargo ha permitido liberar mi mente, disminuir discusiones y dar paso a que cada uno de los involucrados se haga responsable de sus decisiones.

Por otro lado, en lo profesional comienzan a llegar las invitaciones a colaborar, después del trabajo que hemos desarrollado en la empresa. Han llegado por recomendación o referencia de nuestros clientes o en otros casos porque de manera expresa lo solicitan a partir de conocer el trabajo que ha desarrollado el equipo.

Una de estas invitaciones fue de un organismo público y … ¡Vaya que ha sido una experiencia! Desde el incumplimiento de acuerdos, las habladurías, el tergiversar la información y ponerla a modo para dar una imagen y en realidad hacer lo contrario han sido el común denominador, propios y extraños «han sacado el cobre», lo que me permite aprender lo que hace la necesidad de dinero y poder. Mantenerse congruente es todo un reto, lo importante es continuar trabajando basado en tus valores y principios y no existe manera que pueda flexionarte.

Y ¿Qué tal con los amigos? Esas son las mejores, compartes tus ideales, los invitas a formar parte y como siempre hay quien vive la experiencia en gratitud y quien en queja, personalmente prefiero mantener la firme idea de ser agradecido es la única manera en la se puede vivir tranquilo.

Sin embargo dichas experiencias también me han enseñado a que me «engancho» demasiado con las situaciones y que en realidad no tienen importancia, termino siendo quien se la da y quien sale raspado, como dice mi compadre «Que te valga» al final del día de cualquier manera sigo siendo «el ogt» «no pensó en mi» «es tu culpa, tú me dijiste» aunque las decisiones se toman en primera persona del singular, el que entendió, entendió.

Ahora con aquellos que te dicen «Amigo» y jamás han estado en tu casa o conocen a tu familia, esos si que son toda una experiencia. Cumplen la regla que decía mi Abuelo: «Quien te adula, te traiciona». Por un lado son una bella persona, efusivos, casi casi desbordan en elogios y das 2 pasos adelante y te conviertes en sinónimo de burlas, ataques o demostraciones de envidia; recuerdo un mensaje que leí de Blanca hace tiempo: «Tu brillo los cegó» y cómo aplica, apenas notan que uno tiene más competencias o habilidades y te quieren quitar del camino, camino que tú labraste.

Así las experiencias de los últimos meses, pura riqueza para mi reflexión, crecimiento y avance.

Mientras tanto hago honor y mantengo mi frase de todos los días… ¡Estoy para recibir experiencias, aprendizaje y trascender!

MJEL

Nota: Mejor ni leo arriba, capaz que lo edito. Así se va.